Uno de los principales problemas de la computación cuántica son las grandes dificultades técnicas, son necesarias grandes cantidades de qubits para cualquier cálculo que implica la corrección de errores; para ninguno de los sistemas actualmente propuestos es trivial un diseño capaz de manejar un número lo bastante alto de qubits para resolver problemas interesantes. Además hay que tener en cuenta el fenómeno de decoherencia: la superposición cuántica (capacidad de existir un qubit en dos universos paralelos) es difícil de obtener y mantener ya que cualquier interacción con el exterior obligará al qubit a adoptar un valor definido.

Otro problema es que no se ha encontrado el hardware ideal para tales computadoras cuánticas; simplemente se han definido una serie de condiciones que debe cumplir, por ejemplo, el sistema debe ser escalable ya que cuanto mayor sea el problema, mayor número de qubits debe tener; también debe de seguir una coherencia cuántica.

En cuanto a las ventajas, no necesariamente el computador cuántico hará mejor las cosas que las computadoras actuales, por ejemplo, las computadoras actuales son muy buenas para multiplicar grandes números, sin embargo para realizar operaciones repetitivas las computadoras cuánticas pueden hacer uso del cómputo en paralelo: la factorización de grandes números, la búsqueda en bases de datos.

Estudios recientes nos hablan de los nanotubos de carbono de pared sencilla (SWCNT), que resultan interesantes en este tema ya que se vuelven metálicos y semiconductores en función de cómo se enrollen y se podrían aplicar a varios dispositivos, como transistores de efecto campo ultrapequeños, dispositivos de un solo electrón, dispositivos de informática cuántica y dispositivos emisores de luz.

Un grupo de investigación del Instituto Japonés de Investigaciones Físicas y Químicas ha realizado amplios esfuerzos experimentales para aplicar los SWCNT a dispositivos de un solo electrón y dispositivos de informática cuántica (qubit) con un solo punto cuántico como estructura básica.

 
 
Fin de las vacaciones (mechadas con congresos). Estuve un mes y medio en Argentina, del cual una semana estuve en el CLAM en Córdoba (post al respecto) y otra en el WoLLIC en Buenos Aires (post al respecto). Como se imaginarán, disfruté muchísimo la vuelta, después de casi 4 años, a mi país.

En total visité 4 universidades: UNCUNRUNQUBA. En Córdoba (UNC) me encontré con gente conocida y gente a quien conocí ahora. Hay mucha gente investigando allí, en el famoso FaMAF y siempre es un placer visitarlos. El CLAM salió muy bien, conocí diversos investigadores latinoamericanos (aunque es un congreso de matemática, por lo que había un poco de distancia temática con mi área). En Rosario (UNR) visité mi universidad, con viejos conocidos y montón de gente nueva. El progreso de la Licenciatura en Ciencias de la Computación allí es evidente, mucha gente nueva, ex-alumnos que han retornado luego de doctorarse, y ahora son la planta docente de la universidad, etc. A Quilmes (UNQ) fui invitado por Fidel (Pablo E. Martínez López), director de la carrera de programación, y un gran amigo. La verdad que me impresionó las instalaciones de esa universidad, nada que envidiar a las universidades francesas: las oficinas de los investigadores, el comedor universitario, las aulas... me dejó impresionado. A nivel de la carrera, fue un gusto ver cómo Fidel está llevando adelante una carrera con toda la pedagogía que siempre supo mostrar en sus clases, y con un nivel de los más altos, incluso tratándose de una carrera terciaria. Finalmente en Buenos Aires (UBA), estuve en el WoLLIC, donde encontré a alguna gente de exactas (el congreso se hizo en un salón de la facultad de económicas, por lo que no vi a más gente de exactas que la que estaba participando del mismo). El WoLLIC estuvo organizado impecablemente, y tuvimos 4 días de presentación de papers, tutoriales y charlas invitadas que valió mucho la pena. La publicación del WoLLIC la pueden encontrar aquí.

En unos días voy al LSFA en Río de Janeiro (post al respecto), a la PUC. Luego cuento mis impresiones.
 
 
Bueno, hace mucho que ya no escribía nada en el blog. No era porque estaba ocupado, porque honestamente, siempre se está ocupado. Simplemente no sabía que escribir. Pero ahora me propuse escribir algo, cualquier cosa.

Ultimamente he estado mucho de vacaciones. Por ejemplo, me tomé 3 días en Julio, más otros 3 días en agosto, y varios fines de semana saliendo. Sumado ha eso, he estado trabajando en un nuevo paper que espero terminar de escribirlo muy pronto y estoy comenzando un nuevo tema de investigación sobre el cuál estoy muy emocionado.

El paper es sobre comunicación, y es la continuación de mi paper de TAMC'12. En este caso, en lugar de estudiar NQP-communication, nos concentramos en QCMA-communication. Todavía no voy a hablar sobre el resultado. Aún sigo escribiendo el paper y voy a esperar hasta tener todos los detalles.

El nuevo tema de investigación tiene que ver con computación clásica y losinteractive proof systems. Estoy empezando con esto, y todo aún es muy nuevo por lo que no tengo nada que reportar. El tema es muy popular, con muchas aplicaciones a criptografía. Más adelante voy a hacer también la parte cuántica.

Respecto a los interactive proof systems, hay un nuevo resultado de Tsuyoshi Ito y Thomas Vidick que pueden descargarlo desde aquíarXiv:1207.0550. El resultado, que será presentado en FOCS este año, básicamente es que la clase NEXP está incluída en MIP*. En términos simples y bien generales esto significa que experimentos que utilicenentanglement serán muy difíciles de verificar eficientemente. Por suerte, sí tenemos propuesta de experimentos para probar violaciones de inigualdades de Bell que nos dan alguna esperanza. Por ejemplo este paper presenta los últimos avances arXiv:0907.3584.